PODER Y TRANSFORMACIÓN (Menú)

Inicio

Administrador

Avisos >>

Pastores >>

Servicio de culto >>

  • Martes 19:30  
    Culto de Oración
  • Jueves 19:30  
    Estudio Bíblico
  • Sábado 19:30  
    Culto Evangelístico
  • Domingo 11:00  
    Escuela Dominical
  • Domingo 15:00  
    Culto Evangelístico

Biblia RVR 1960 >>

Contacto >>

Petición de oración >>

Nosotros >>

Testimonios >>

Audios >>

Galería >>

Videos >>

Redes Sociales >>

  • Aviso Legal

    1. Objeto y aceptación.

    El presente aviso legal regula el uso de nuestro sitio web. La navegación por este sitio web atribuye la condición de usuario del mismo e implica la aceptación plena y sin reservas de todas y cada una de las disposiciones incluidas en este Aviso Legal, que pueden sufrir modificaciones. Usted se obliga a hacer un uso correcto del sitio web de conformidad con las leyes, la buena fe, el orden público, los usos del tráfico y el presente Aviso Legal. Usted responderá frente a este sitio web o frente a terceros, de cualesquiera daños y perjuicios que pudieran causarle como consecuencia del incumplimiento de dicha obligación.

    2. Identificación y comunicaciones.

    Para comunicarse con nosotros, ponemos a su disposición diferentes medios de contacto especificados en la política de privacidad.
    Todas las notificaciones y comunicaciones que realice en este sitio web se considerarán eficaces, a todos los efectos, siempre y cuando se realicen por los medios especificados anteriormente.

    3. Condiciones de acceso y utilización.

    El sitio web y sus servicios son de acceso libre, no obstante, condicionamos la utilización de algunos de los servicios ofrecidos en su web a la previa cumplimentación del correspondiente formulario.
    Usted garantiza la autenticidad y actualidad de todos aquellos datos que nos comunique y será el único responsable de las manifestaciones falsas o inexactas que realice.
    Usted se compromete expresamente a hacer un uso adecuado de los contenidos y servicios de este sitio web y a no emplearlos para, entre otros:
    o Difundir contenidos, delictivos, violentos, pornográficos, racistas, xenófobo, ofensivos, de apología del terrorismo o, en general, contrarios a la ley o al orden público.
    o Introducir en la red virus informáticos o realizar actuaciones susceptibles de alterar, estropear, interrumpir o generar errores o daños en los documentos electrónicos, datos o sistemas físicos y lógicos de este sitio web o de terceras personas; así como obstaculizar el acceso de otros usuarios al sitio web y a sus servicios mediante el consumo masivo de los recursos informáticos a través de los cuales este sitio web presta sus servicios.
    o Intentar acceder datos de otros personas o a áreas restringidas de los sistemas informáticos de este sitio web o de terceros y, en su caso, extraer información.
    o Vulnerar los derechos de propiedad intelectual o industrial, así como violar la confidencialidad de la información de este sitio web o de terceros.
    o Suplantar la identidad de otro usuario, de las administraciones públicas o de un tercero.
    o Reproducir, copiar, distribuir, poner a disposición o de cualquier otra forma comunicar públicamente, transformar o modificar los contenidos, a menos que se cuente con la autorización del titular de los correspondientes derechos o ello resulte legalmente permitido.
    o Recabar datos con finalidad publicitaria y de remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial sin que medie su previa solicitud o consentimiento.Todos los contenidos del sitio web, como textos, fotografías, gráficos, imágenes, iconos, tecnología, software, así como su diseño gráfico y códigos fuente, constituyen una obra cuya propiedad pertenece a este sitio web, sin que puedan entenderse como cedidos ninguno de los derechos de explotación sobre los mismos más allá de lo estrictamente necesario para el correcto uso de la web.
    En definitiva, usted que accede a este sitio web, puede visualizar los contenidos y efectuar, en su caso, copias privadas autorizadas siempre que los elementos reproducidos no sean cedidos posteriormente a terceros, ni se instalen a servidores conectados a redes, ni sean objeto de ningún tipo de explotación.
    Asimismo, todas las marcas, nombres comerciales o signos distintivos de cualquier clase que aparecen en el sitio web son propiedad de este sitio web, sin que pueda entenderse que el uso o acceso al mismo le atribuya derecho alguno sobre los mismos.
    La distribución, modificación, cesión o comunicación pública de los contenidos y cualquier otro acto que no haya sido expresamente autorizado por el titular de los derechos de explotación quedan prohibidos.
    El establecimiento de un hiperenlace no implica en ningún caso la existencia de relaciones entre Poder y Transformación y el propietario del sitio web en la que se establezca, ni la aceptación y aprobación por parte de Poder y Transformación de sus contenidos o servicios. Aquellas personas que se propongan establecer un hiperenlace previamente deberán solicitar autorización por escrito. En todo caso, el hiperenlace únicamente permitirá el acceso a la home-page o página de inicio de nuestro sitio web, asimismo deberá abstenerse de realizar manifestaciones o indicaciones falsas, inexactas o incorrectas sobre este sitio web, o incluir contenidos ilícitos, contrarios a las buenas costumbres y al orden público.
    No nos responsabilizamos del uso que cada usuario le dé a los materiales puestos a disposición en este sitio web ni de las actuaciones que realice en base a los mismos.

    4. Exclusión de garantías y de responsabilidad.

    Excluyemos, hasta donde permite el ordenamiento jurídico, cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza derivados de:
    o La imposibilidad de acceso al sitio web o la falta de veracidad, exactitud, exhaustividad y/o actualidad de los contenidos, así como la existencia de vicios y defectos de toda clase de los contenidos transmitidos, difundidos, almacenados, puestos a disposición a los que se haya accedido a través del sitio web o de los servicios que se ofrecen.
    o La presencia de virus o de otros elementos en los contenidos que puedan producir alteraciones en los sistemas informáticos, documentos electrónicos o datos de los usuarios.
    o El incumplimiento de las leyes, la buena fe, el orden público, los usos del tráfico y el presente aviso legal como consecuencia del uso incorrecto del sitio web. En particular, y a modo ejemplificativo, no nos hacemos responsables de las actuaciones de terceros que vulneren derechos de propiedad intelectual e industrial, secretos empresariales, derechos al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, así como la normativa en materia de competencia desleal y publicidad ilícita.
    Asimismo, declinamos cualquier responsabilidad respecto a la información que se halle fuera de esta web y no sea gestionada directamente por nuestro webmaster. La función de los links que aparecen en esta web es exclusivamente la de informar al usuario sobre la existencia de otras fuentes susceptibles de ampliar los contenidos que ofrece este sitio web. No garantizamos ni nos responsabilizamos del funcionamiento o accesibilidad de los sitios enlazados; ni sugiere, invita o recomienda la visita a los mismos, por lo que tampoco será responsable del resultado obtenido. No nos responsabilizamos del establecimiento de hipervínculos por parte de terceros.

    5. Procedimiento en caso de realización de actividades de carácter ilícito.

    En el caso de que usted o un tercero considere que existen hechos o circunstancias que revelen el carácter ilícito de la utilización de cualquier contenido y/o de la realización de cualquier actividad en las páginas web incluidas o accesibles a través del sitio web, deberá ponerse en contacto con nosotros identificándose debidamente, especificando las supuestas infracciones y declarando expresamente y bajo su responsabilidad que la información proporcionada en la notificación es exacta.
    Para toda cuestión litigiosa que incumba a este sitio web, será de aplicación la legislación española, siendo competentes los Juzgados y Tribunales más cercanos a la sede de (España).

    6. Publicaciones.

    La información administrativa facilitada a través del sitio web no sustituye la publicidad legal de las leyes, normativas, planes, disposiciones generales y actos que tengan que ser publicados formalmente a los diarios oficiales de las administraciones públicas, que constituyen el único instrumento que da fe de su autenticidad y contenido. La información disponible en este sitio web debe entenderse como una guía sin propósito de validez legal.

    ® Poder y Transformación, 2024. Todos los derechos reservados.
Hno. Luis Fernando Jerez Muñoz
  • Hno. Luis Fernando Jerez Muñoz

    Una maravillosa vida en las manos del alfarero.

    Mi nombre es: Luis Fernando Jerez Muñoz, nací en Ecuador el 23 de Diciembre del año de 1982 a la edad de 16 años ya estaba en una pandilla, así fue que comencé a andar con ellos, robando, usando drogas, asaltando y paso a paso mi vida se iba destruyendo, pero yo no me daba cuenta de las consecuencias que esto traía a mí.

    En los primeros pasos de mi juventud, mis padres casi no me controlaban, comencé a faltar a casa por irme a fiestas, comencé a robar a mis padres para mi entrada a la discoteca, me gustaba concursar bailando música disco y eso me satisfacía, eso llenaba en mí ese algo que buscaba, así comencé mi vida.

    A la edad de los 17 años iba al colegio, ya no a estudiar más bien a pasar el tiempo con mis amigos, ya no le daba mucho interés a los estudios y así paso el tiempo, solo llegué a tercer año de colegio, porque le daba mucho tiempo a mis amigos, fiestas y diversión.

    A los 18 años me alisté en el ejercito, porque quería cambiar yo, dejar muchas cosas que no estaban bien en mi vida, quería olvidar recuerdos del pasado, cambiar, pero claro a mi manera.

    Me acontecieron muchas cosas, una de ellas era que quería olvidar a una joven, que era en ese entonces mi novia y el ejercito podía hacerme olvidarla, pero aquí las cosas también eran muy duras, nos castigaban, apenas amanecía nos sacaban a todos de los dormitorios, a las 5:30 de la mañana formábamos tres filas en el patio y un clase osea un cabo primero, nos decía: -Reclutas saben una cosa , aquí hay muchos que vienen despechados por las novias y son pocos los que vienen por querer cambiar de vida , vienen porque les dejaron vienen porque no respetan a papá y a mamá- , yo me moví un poco para mirarlo y entre mí decía a quien le dice así y a esa hora nos hacían hacer ejercicios y claro nos pegaban con unas varitas muy finas y cuando el clase se acercaba para pegarme a mí, a que no saben de quien me acordaba, pues de la joven que yo amaba.

    Para mí era un momento horrible con mis compañeros, tres meses seguidos pasamos así ,claro también nos instruyeron en manejo de armas de guerra y todo eso luego nos designaron a batallones, pero después de todo esto me comenzó a gustar, quería formar parte del ejercito y se presentó una oportunidad de quedarme allí entonces un teniente coronel nos dijo: -A todos los que quieran seguir la vida militar nosotros le ayudamos para que se queden, un paso al frente los que quieran quedarse-, pero los que son bachilleres y los que no lo son les enviamos a la Shell osea al oriente ecuatoriano a seguir estudiando y dentro de siete años regresan con el grado de cabos primeros a la ciudad, yo dije esta es mi oportunidad y como tenía una palanca o sea alguien que quería ayudarme , dije paso, entonces yo estaba en fila quería, pero un pie quería y el otro no y finalmente no pasé.

    Al terminar el tiempo que nos graduamos allí de soldados de reserva, yo tuve una hermana que estaba en Europa, me llamó y me dij: -Matu, quieres venir a España- le conteste bueno, pero no pensé que se iba a realizar rápidamente, entonces no tardó mucho y mi documentación se comenzó rápidamente en una semana.

    Lo curioso es que yo vivía con mis padres y una noche soñé que yo pasaba por unos edificios, pero esos edificios estaban inclinados, en el sueño decía y cómo es eso, bueno pasó y no le di mucha importancia, entonces seguía mi vida y cuando una tarde encontré a un amigo que trabajábamos juntos en carpintería y estaba conversando con él, y quien creen que pasó por el lado de mío, la joven que yo amaba.

    La llamé por su nombre y me regresó su mirada me dijo -sube-, yo dije, hay me contesto, entonces subí a verle, allí entonces un familiar suyo no le dejó hablar conmigo me dolió y solo le decía me quiero despedir de ti, pero no me escuchó,tan dolido regresé a casa de mis padres y me puse a beber.

    Claro pero ese dolor lo cargué conmigo mucho tiempo, les cuento algo, justo el último día yo me fui al colegio donde estudiábamos y le tomé una foto y esa foto me la traje conmigo.

    Al día siguiente salía mi vuelo a Madrid, España, me despedí de mi familia de mis padres y mirando hacia atrás, dije en mi corazón hasta nunca Ecuador, entonces llegue a España y al pasar por control me detuvieron, me interrogaron y me encerraron con muchas personas más, que veníamos en ese avión en ese momento, me recordé que mi hermano mayor me dijo una noticia que me desilusionó mucho y yo quería que me deportaran, pero después de cuatro horas vino un policía, me llamó por mi nombre y me dijo: -Pase bienvenido a Madrid-.

    Yo llegue a Madrid el día 29 de Abril del 2002 y cuando salí de allí dentro con mi maleta, volví a ver a mi hermana luego de 3 años, ella se puso a llorar y luego me presentó su pareja y eso no me gustó, me sentí mal con mi hermana, tomamos un autobús que salía del aeropuerto con dirección a Plaza de Castilla y cuando pasé por allí me vino a mi mente el sueño que yo tuve antes de pisar territorio Europeo y me asombré muy emocionado le decía a mi hermana, yo ya pasé por aquí, yo ya estuve aquí y ella no me creía.

    Bueno todo fue muy diferente para mí aquí, su lenguaje, sus costumbres y muchas cosas más, pero de todo esto los primeros meses que vivía donde mi hermana no me gustaba nada, a los seis meses de estar aquí no me acostumbraba, pero encontré a un amigo del colegio aquí y comencé a salir con él, aquí días trabajaba, pero todo fue un cambio muy brusco, había momentos que yo lloraba, me refugie en el licor, llegaba a la habitación donde alquilaba y miraba la foto de aquella joven que yo amaba, salía a llamar a Ecuador a preguntar por ella a tratar de localizarla, pero lo último que mi hermano me dijo fue: -Ella se casó- solo solté el teléfono y me fui a mi habitación no me importaba nada, yo trabajaba y me gastaba bebiendo con mis amigos mi hermana sufría, pero ya no quería estar en su casa, yo no le soportaba a su pareja muchas situaciones pasamos los dos, pero ella siempre se aferró a esa persona y yo quedaba como el tonto.

    Pasando el tiempo a los nueve meses de estar aquí caí detenido por pelea una semana entera encerrado en un calabozo, nos trasladaban de un sitio a otro, hasta que finalmente nos soltaron en Plaza de Castilla con expulsión y con cargos encima, este amigo huyo del país y me dejó con todo ese problema encima, yo tenía que pagar una fianza de 4.000 € a los perjudicados y mi hermano que después de mi llegó, me los presto y pagué.

    Pues pasaron los días y conocí aquí a una joven, comencé a salir con ella, pero, también había pasado la situación que me pasó a mí, pero eso me lo contó más adelante cuando conquisté su corazón cantándole mis canciones romántica, ella es ahora todo para mí, pero al comienzo quería primero mi documentación para saber si yo era soltero, pero no tenía yo ningún documento que certificara eso y no me creía, cuando me despedí de ella sorprendidamente la besé, me lancé yo primero.

    Un día quería ir a verla a su trabajo, no quiso darme su dirección, pero yo la conseguí y fui y saben qué pasó?, dejó plantado, pero no me quedé así, fui directamente a la casa donde vivía y le pregunté, qué pasó y estaba enfadada.

    Pasados 4 meses salíamos juntos y de pronto yo le pedí que comenzáramos a vivir los dos y ella me dijo que sí, pero al comienzo yo no cambiaba, seguía bebiendo saliendo de fiestas y muchas cosas, no había amor verdadero, ella lo pasó muy mal y así pasaron 2 años.

    Comenzamos a vivir sin casarnos, de mutuo acuerdo entre ella y yo, así pues ella quedó embarazada, pero al poco tiempo no quiso tenerlo, me decía que tenía miedo que saliera en mal estado o enfermo de algo, porque yo consumía drogas y otras cosas, en parte tenía razón, y en parte no, entonces ella decidió abortar, fue muy triste, porque cada vez que recordaba, ella lloraba amargamente y yo me envicie más en el alcohol , después de eso, yo ni ella estábamos tranquilos yo seguía en esa vida del alcohol y drogas y algunas veces en ese estado la culpaba de su decisión de abortar.

    Más adelante ella quedó de nuevo embarazada, pero tenía planes de dejarme en secreto y irse a Ecuador de regreso, yo salía de casa muy temprano al trabajo y en ese momento ella quería irse dejándome sin que yo supiera nada, pero en esos momentos alguien se le adelantó.

    Yo reconozco que ella es una mujer valiente decidida y que tiene muchas virtudes, porque nunca se quedó en casa por algún dolor, hasta el último día de embarazo trabajaba, yo recuerdo el día que la intervinieron en el hospital no sabía qué hacer, yo siendo impío, solo cerré mis ojos y de todo corazón dije, si solo hubiera un minuto en mi móvil, aunque incrédulamente marqué a mi hermana que vivía cerca de aquel hospital y que creen, la llamada me salió y rápidamente le dije donde estaba y no sabía qué hacer, ella vino y fue como un alivio, pero lo más terrible fue que mi mujer no podía dar a luz, porque era primeriza y las doctoras decían entre ellas, ayer murió una mujer dando a luz a un niño, y yo me angustiaba, no podía hacer notar a mi mujer, pero ya no podía más.

    Mi mujer me decía si pasa algo, que mi hijo viva, pero mándale donde mi madre, yo no sabía que hacer, pero de todo eso doy gracias a Dios, todo salió bien, el niño peso 4 kilos y medio, yo salí un poco tranquilo que ya todo estaba bien, mi hijo nació el 26-11-2006 su nombre es Jeferson yo nunca olvidaré ese día, porque a pesar de aquel nacimiento fue un día y una noche especial, mi mujer me dijo vete a descansar, y me fui a casa, en esa noche me compré una cerveza, y me la bebí, solo en casa, como nunca me senté en el sofá y me puse a llorar y llorar y en eso llegó un amigo y me dice, no te muevas ahora vengó, entró, se duchó y nos pusimos a conversar, de pronto yo sentí contarle mis problemas y el comenzó a hablarme la palabra del Señor, yo le contradecía en muchas ocasiones, pero de todas las cosas que me dijo, solo unas palabras penetraron en mi corazón cuando dijo: -He aquí, yo estoy a la puerta, y llamo, si alguno escuchare mi voz, entraré a él, cenaré con él, y él conmigo-.

    Esas palabras quedaron grabadas para siempre en mi corazón, pero lo más sorprendente fue que cuando yo quise ponerme en pie alguien me abrazó, puso su manto sobre mí, y todo lo que me dolía en mi corazón, situaciones, dolores, angustias, desesperación, todo salía paso a paso, comencé a sentir un nuevo amor una paz algo estaba llenando dentro de mi corazón, era que su presencia me estaba inundando todo mi ser, yo decía que es esto, que me está pasando, como es que estoy sintiendo esto, no lo entendía, pero lo que yo no sabía, lo entendí después era que el Señor estaba visitando mi vida, aleluya.

    Este amigo que me compartió la palabra del Señor, me dijo, toma y me dio 10€ para el siguiente día los pasajes, para ir al hospital a ver a mi mujer.

    Saben una cosa que cuando el señor pone su mirada en un vaso para su honra, se levantó el enemigo después que aquel amigo me ministró, él se fue a descansar y yo salí de casa y cuando quería ir a llamar a mi mujer me entró una desesperación por beber y no entendiendo que me sucedía corrí a una tienda y compré dos cervezas, entré a mi casa nuevamente y me embriague.Al día siguiente yo tenía que estar en el hospital a las 7:30 y salí llegando a las 11:30 y en mal estado mi mujer enfadada me habló. Casi por esos momentos le pasaron la comida en el hospital y recuerdo que era pescado al horno con un limón, entonces ella me pidió que le exprimiera el limón en el pescado y yo no estaba con mis cinco sentidos bien y lo exprimí en su cabeza, ella me dice: -Fernando qué te pasa- y yo no reaccionaba, pasé un momento muy desagradable.

    Cuando regreso a casa después que ya le dieron el alta en el hospital este amigo nos invitaba a la iglesia y muchas veces yo le decía que bueno, pero cuando llegaba el viernes salíamos de casa corriendo, porque sabía que él ya llegaba, una tarde nos sorprendió, porque salió temprano de su trabajo y nos encontró en la casa entonces decía, porque se escapan acaso no quieren ir a la casa del Señor, pues hoy nos vamos, y nos llevó, entonces conocimos la iglesia quedaba cerca de casa y yo comencé a ir de vez en cuando.

    Yo no sabía que era o que tenía que comenzar a hacer, poco a poco fui comprendiendo muchas cosas, mi esposa en casa no quería saber nada pues ella decía, no, no quiero ir hasta verte a ti que cambias, yo pues comencé a orar en mi casa y claro mi esposa nunca me había visto orando en casa y ella al verme se encerraba en la habitación y se reía, claro ella me lo contó después.

    Una tarde yo la dije a las hermanas de la iglesia que fueran a mi casa para orar por mi mujer y fuimos, pero a ella no le gustó que fuéramos, pues ella estaba tan aferrada al catolicismo, pero después poco a poco yo iba llevándole a la iglesia, un tiempo ya que estuvimos allí , la pastora Laura nos llamo a la oficina, yo me ponía nervioso porque, yo decía, que hice mal o algo, pues yo escuchaba que cuando los llamaban a la oficina, es porque algo habían h , yo muy nervioso entré y nos dijo -Fernando, Narcisa ustedes tienen que arreglar sus vidas no pueden seguir así pues tienen que casarse, porque ya son una familia- y bueno nos explicó muchas cosas, entonces mi mujer, le dijo, pastora yo no me caso con él, hasta que él cambie, porque él bebe mucho, sale de aquí y en casa bebe no hace nada por cambiar , entonces a mi me dio mucha vergüenza y bajé mi cabeza y le dije es verdad, mi pastora me aconsejó esas palabras siempre las llevo en mi corazón, porque eso me ayudó a tomar otra forma de pensar y por último que me dijo, -Fernando métase en ayuno y oración y va a ver que el Señor lo va a ayudar-, yo le contesté, si lo que usted me asegura es cierto desde mañana comienzo, amén me dijo.

    Al día siguiente comencé a solas con el Señor, comencé a orar fervientemente y a leer su palabra, a vigilar, a buscar dirección, se me presentaron luchas tentaciones, pero puedo decir que el Señor me dio la fuerza, me sostuvo y rompió las cadenas que me ataban a ese sucio vicio, todo fue un proceso en mi vida y puedo decir que Dios es real, él me ayudó, a cada momento yo recordaba esas palabras y lloraba -He aquí yo estoy a la puerta y llamo, si alguno escuchare mi voz , yo entraré y cenaré con él ,y él, conmigo-.

    Mi mujer fue dándose cuenta que yo dejaba de hacer muchas cosas que hacía, ya casi no salía a la calle, dejé de beber y dio un cambio muy radical mi vida en el año 2009. al poco tiempo mi esposa también ya asistía con normalidad a la iglesia, pero aun ella no tenía ese encuentro con el Señor, yo le llevaba, pero ella se cansó y un día me dijo: -Fernando no me obligue a ir, quiero yo ir por mis medios-, entonces la dejé y seguíamos asistiendo a la iglesia.

    Una mañana yo salí de casa a retirar unas cosas y ella se quedó allí ella anhelaba que el Señor tratase con ella y fuimos al culto, pero ella fue con esa decisión, el pastor predicó en la iglesia y hizo un llamado para orar ella pasó y en eso ella le reto al Señor, dijo en su mente, -si es verdad que tu existes hazme sentir que tu estas aquí-.

    Aun ella no acababa de decir eso y la misma presencia del Señor la rodeo, la libertó y la hizo sentir esos ríos de agua viva, yo esa tarde estaba muy alegre muy contento, que enseguida llamé a Ecuador y pedí mis papeles de soltería y de ella, me llegaron y me casé en el consulado de Ecuador el viernes 31 de julio del 2009 y por la iglesia me casé el 1 de agosto del 2009.

    Nuestras vidas cambiaron cuando pusimos al Señor en primer lugar, sentíamos nuevas experiencias y muchas cosas que el Señor hizo, yo le pedí que me permitiera viajar a Ecuador, porque ya era casi nueve años que no veía a mis padres y el Señor me reveló cuando debía hacerlo, pero así también me dijo: -si tú te cuidas, yo te cuidar-.

    Por primera vez yo salía desde España a Ecuador el 20 de octubre del 2009 llegue allá, les conocí a mis suegros y por primera vez en mi vida, yo les prediqué a la familia de mi esposa y para gloria del Señor todos se convirtieron esa noche, ¡Gloria al Señor!

    Esto no quedó así, esa misma noche una presencia maligna, rodeó toda la casa y yo sentí que alguien bien furioso me miraba por la abertura que tenía la puerta de la habitación, escuché como un crujido de un león furioso, que quería destrozarme , mi mujer antes de eso me dijo, -Fernando voy a ha dormir a la niña-, le dije bueno, y cuando sucedió eso, yo encerrado en la habitación la movía a ella para que me ayudara a orar, pero se había quedado bien dormida, como nunca, todo mi cuerpo temblaba, pero mi mente recordó una palabra en ese momento, -El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen y los defiende-.

    Rápidamente en mi mente recitaba el salmo 23 y pude dormir en esa noche como un niño, hermanos para terminar mi testimonio solo quiero decirles algo, sigamos buscando a Dios mientras puede ser hallado, llamémosle mientras está cercano sigamos guardando la santidad, guardemos en el corazón su palabra, porque dice la escritura que a los que perseveran hasta el fin esos serán salvos, todo nos es lícito, pero no todo nos conviene, avivemos el fuego que Dios puso en nosotros, porque no, nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder y dominio propio, todo lo podemos él, y fuera de él no somos nada, DIOS LES BENDIGA.

Hno. Luis Fernando Jerez Muñoz
  • Hno. Luis Fernando Jerez Muñoz

    Una maravillosa vida en las manos del alfarero.

    Mi nombre es: Luis Fernando Jerez Muñoz, nací en Ecuador el 23 de Diciembre del año de 1982 a la edad de 16 años ya estaba en una pandilla, así fue que comencé a andar con ellos, robando, usando drogas, asaltando y paso a paso mi vida se iba destruyendo, pero yo no me daba cuenta de las consecuencias que esto traía a mí.

    En los primeros pasos de mi juventud, mis padres casi no me controlaban, comencé a faltar a casa por irme a fiestas, comencé a robar a mis padres para mi entrada a la discoteca, me gustaba concursar bailando música disco y eso me satisfacía, eso llenaba en mí ese algo que buscaba, así comencé mi vida.

    A la edad de los 17 años iba al colegio, ya no a estudiar más bien a pasar el tiempo con mis amigos, ya no le daba mucho interés a los estudios y así paso el tiempo, solo llegué a tercer año de colegio, porque le daba mucho tiempo a mis amigos, fiestas y diversión.

    A los 18 años me alisté en el ejercito, porque quería cambiar yo, dejar muchas cosas que no estaban bien en mi vida, quería olvidar recuerdos del pasado, cambiar, pero claro a mi manera.

    Me acontecieron muchas cosas, una de ellas era que quería olvidar a una joven, que era en ese entonces mi novia y el ejercito podía hacerme olvidarla, pero aquí las cosas también eran muy duras, nos castigaban, apenas amanecía nos sacaban a todos de los dormitorios, a las 5:30 de la mañana formábamos tres filas en el patio y un clase osea un cabo primero, nos decía: -Reclutas saben una cosa , aquí hay muchos que vienen despechados por las novias y son pocos los que vienen por querer cambiar de vida , vienen porque les dejaron vienen porque no respetan a papá y a mamá- , yo me moví un poco para mirarlo y entre mí decía a quien le dice así y a esa hora nos hacían hacer ejercicios y claro nos pegaban con unas varitas muy finas y cuando el clase se acercaba para pegarme a mí, a que no saben de quien me acordaba, pues de la joven que yo amaba.

    Para mí era un momento horrible con mis compañeros, tres meses seguidos pasamos así ,claro también nos instruyeron en manejo de armas de guerra y todo eso luego nos designaron a batallones, pero después de todo esto me comenzó a gustar, quería formar parte del ejercito y se presentó una oportunidad de quedarme allí entonces un teniente coronel nos dijo: -A todos los que quieran seguir la vida militar nosotros le ayudamos para que se queden, un paso al frente los que quieran quedarse-, pero los que son bachilleres y los que no lo son les enviamos a la Shell osea al oriente ecuatoriano a seguir estudiando y dentro de siete años regresan con el grado de cabos primeros a la ciudad, yo dije esta es mi oportunidad y como tenía una palanca o sea alguien que quería ayudarme , dije paso, entonces yo estaba en fila quería, pero un pie quería y el otro no y finalmente no pasé.

    Al terminar el tiempo que nos graduamos allí de soldados de reserva, yo tuve una hermana que estaba en Europa, me llamó y me dij: -Matu, quieres venir a España- le conteste bueno, pero no pensé que se iba a realizar rápidamente, entonces no tardó mucho y mi documentación se comenzó rápidamente en una semana.

    Lo curioso es que yo vivía con mis padres y una noche soñé que yo pasaba por unos edificios, pero esos edificios estaban inclinados, en el sueño decía y cómo es eso, bueno pasó y no le di mucha importancia, entonces seguía mi vida y cuando una tarde encontré a un amigo que trabajábamos juntos en carpintería y estaba conversando con él, y quien creen que pasó por el lado de mío, la joven que yo amaba.

    La llamé por su nombre y me regresó su mirada me dijo -sube-, yo dije, hay me contesto, entonces subí a verle, allí entonces un familiar suyo no le dejó hablar conmigo me dolió y solo le decía me quiero despedir de ti, pero no me escuchó,tan dolido regresé a casa de mis padres y me puse a beber.

    Claro pero ese dolor lo cargué conmigo mucho tiempo, les cuento algo, justo el último día yo me fui al colegio donde estudiábamos y le tomé una foto y esa foto me la traje conmigo.

    Al día siguiente salía mi vuelo a Madrid, España, me despedí de mi familia de mis padres y mirando hacia atrás, dije en mi corazón hasta nunca Ecuador, entonces llegue a España y al pasar por control me detuvieron, me interrogaron y me encerraron con muchas personas más, que veníamos en ese avión en ese momento, me recordé que mi hermano mayor me dijo una noticia que me desilusionó mucho y yo quería que me deportaran, pero después de cuatro horas vino un policía, me llamó por mi nombre y me dijo: -Pase bienvenido a Madrid-.

    Yo llegue a Madrid el día 29 de Abril del 2002 y cuando salí de allí dentro con mi maleta, volví a ver a mi hermana luego de 3 años, ella se puso a llorar y luego me presentó su pareja y eso no me gustó, me sentí mal con mi hermana, tomamos un autobús que salía del aeropuerto con dirección a Plaza de Castilla y cuando pasé por allí me vino a mi mente el sueño que yo tuve antes de pisar territorio Europeo y me asombré muy emocionado le decía a mi hermana, yo ya pasé por aquí, yo ya estuve aquí y ella no me creía.

    Bueno todo fue muy diferente para mí aquí, su lenguaje, sus costumbres y muchas cosas más, pero de todo esto los primeros meses que vivía donde mi hermana no me gustaba nada, a los seis meses de estar aquí no me acostumbraba, pero encontré a un amigo del colegio aquí y comencé a salir con él, aquí días trabajaba, pero todo fue un cambio muy brusco, había momentos que yo lloraba, me refugie en el licor, llegaba a la habitación donde alquilaba y miraba la foto de aquella joven que yo amaba, salía a llamar a Ecuador a preguntar por ella a tratar de localizarla, pero lo último que mi hermano me dijo fue: -Ella se casó- solo solté el teléfono y me fui a mi habitación no me importaba nada, yo trabajaba y me gastaba bebiendo con mis amigos mi hermana sufría, pero ya no quería estar en su casa, yo no le soportaba a su pareja muchas situaciones pasamos los dos, pero ella siempre se aferró a esa persona y yo quedaba como el tonto.

    Pasando el tiempo a los nueve meses de estar aquí caí detenido por pelea una semana entera encerrado en un calabozo, nos trasladaban de un sitio a otro, hasta que finalmente nos soltaron en Plaza de Castilla con expulsión y con cargos encima, este amigo huyo del país y me dejó con todo ese problema encima, yo tenía que pagar una fianza de 4.000 € a los perjudicados y mi hermano que después de mi llegó, me los presto y pagué.

    Pues pasaron los días y conocí aquí a una joven, comencé a salir con ella, pero, también había pasado la situación que me pasó a mí, pero eso me lo contó más adelante cuando conquisté su corazón cantándole mis canciones romántica, ella es ahora todo para mí, pero al comienzo quería primero mi documentación para saber si yo era soltero, pero no tenía yo ningún documento que certificara eso y no me creía, cuando me despedí de ella sorprendidamente la besé, me lancé yo primero.

    Un día quería ir a verla a su trabajo, no quiso darme su dirección, pero yo la conseguí y fui y saben qué pasó?, dejó plantado, pero no me quedé así, fui directamente a la casa donde vivía y le pregunté, qué pasó y estaba enfadada.

    Pasados 4 meses salíamos juntos y de pronto yo le pedí que comenzáramos a vivir los dos y ella me dijo que sí, pero al comienzo yo no cambiaba, seguía bebiendo saliendo de fiestas y muchas cosas, no había amor verdadero, ella lo pasó muy mal y así pasaron 2 años.

    Comenzamos a vivir sin casarnos, de mutuo acuerdo entre ella y yo, así pues ella quedó embarazada, pero al poco tiempo no quiso tenerlo, me decía que tenía miedo que saliera en mal estado o enfermo de algo, porque yo consumía drogas y otras cosas, en parte tenía razón, y en parte no, entonces ella decidió abortar, fue muy triste, porque cada vez que recordaba, ella lloraba amargamente y yo me envicie más en el alcohol , después de eso, yo ni ella estábamos tranquilos yo seguía en esa vida del alcohol y drogas y algunas veces en ese estado la culpaba de su decisión de abortar.

    Más adelante ella quedó de nuevo embarazada, pero tenía planes de dejarme en secreto y irse a Ecuador de regreso, yo salía de casa muy temprano al trabajo y en ese momento ella quería irse dejándome sin que yo supiera nada, pero en esos momentos alguien se le adelantó.

    Yo reconozco que ella es una mujer valiente decidida y que tiene muchas virtudes, porque nunca se quedó en casa por algún dolor, hasta el último día de embarazo trabajaba, yo recuerdo el día que la intervinieron en el hospital no sabía qué hacer, yo siendo impío, solo cerré mis ojos y de todo corazón dije, si solo hubiera un minuto en mi móvil, aunque incrédulamente marqué a mi hermana que vivía cerca de aquel hospital y que creen, la llamada me salió y rápidamente le dije donde estaba y no sabía qué hacer, ella vino y fue como un alivio, pero lo más terrible fue que mi mujer no podía dar a luz, porque era primeriza y las doctoras decían entre ellas, ayer murió una mujer dando a luz a un niño, y yo me angustiaba, no podía hacer notar a mi mujer, pero ya no podía más.

    Mi mujer me decía si pasa algo, que mi hijo viva, pero mándale donde mi madre, yo no sabía que hacer, pero de todo eso doy gracias a Dios, todo salió bien, el niño peso 4 kilos y medio, yo salí un poco tranquilo que ya todo estaba bien, mi hijo nació el 26-11-2006 su nombre es Jeferson yo nunca olvidaré ese día, porque a pesar de aquel nacimiento fue un día y una noche especial, mi mujer me dijo vete a descansar, y me fui a casa, en esa noche me compré una cerveza, y me la bebí, solo en casa, como nunca me senté en el sofá y me puse a llorar y llorar y en eso llegó un amigo y me dice, no te muevas ahora vengó, entró, se duchó y nos pusimos a conversar, de pronto yo sentí contarle mis problemas y el comenzó a hablarme la palabra del Señor, yo le contradecía en muchas ocasiones, pero de todas las cosas que me dijo, solo unas palabras penetraron en mi corazón cuando dijo: -He aquí, yo estoy a la puerta, y llamo, si alguno escuchare mi voz, entraré a él, cenaré con él, y él conmigo-.

    Esas palabras quedaron grabadas para siempre en mi corazón, pero lo más sorprendente fue que cuando yo quise ponerme en pie alguien me abrazó, puso su manto sobre mí, y todo lo que me dolía en mi corazón, situaciones, dolores, angustias, desesperación, todo salía paso a paso, comencé a sentir un nuevo amor una paz algo estaba llenando dentro de mi corazón, era que su presencia me estaba inundando todo mi ser, yo decía que es esto, que me está pasando, como es que estoy sintiendo esto, no lo entendía, pero lo que yo no sabía, lo entendí después era que el Señor estaba visitando mi vida, aleluya.

    Este amigo que me compartió la palabra del Señor, me dijo, toma y me dio 10€ para el siguiente día los pasajes, para ir al hospital a ver a mi mujer.

    Saben una cosa que cuando el señor pone su mirada en un vaso para su honra, se levantó el enemigo después que aquel amigo me ministró, él se fue a descansar y yo salí de casa y cuando quería ir a llamar a mi mujer me entró una desesperación por beber y no entendiendo que me sucedía corrí a una tienda y compré dos cervezas, entré a mi casa nuevamente y me embriague.Al día siguiente yo tenía que estar en el hospital a las 7:30 y salí llegando a las 11:30 y en mal estado mi mujer enfadada me habló. Casi por esos momentos le pasaron la comida en el hospital y recuerdo que era pescado al horno con un limón, entonces ella me pidió que le exprimiera el limón en el pescado y yo no estaba con mis cinco sentidos bien y lo exprimí en su cabeza, ella me dice: -Fernando qué te pasa- y yo no reaccionaba, pasé un momento muy desagradable.

    Cuando regreso a casa después que ya le dieron el alta en el hospital este amigo nos invitaba a la iglesia y muchas veces yo le decía que bueno, pero cuando llegaba el viernes salíamos de casa corriendo, porque sabía que él ya llegaba, una tarde nos sorprendió, porque salió temprano de su trabajo y nos encontró en la casa entonces decía, porque se escapan acaso no quieren ir a la casa del Señor, pues hoy nos vamos, y nos llevó, entonces conocimos la iglesia quedaba cerca de casa y yo comencé a ir de vez en cuando.

    Yo no sabía que era o que tenía que comenzar a hacer, poco a poco fui comprendiendo muchas cosas, mi esposa en casa no quería saber nada pues ella decía, no, no quiero ir hasta verte a ti que cambias, yo pues comencé a orar en mi casa y claro mi esposa nunca me había visto orando en casa y ella al verme se encerraba en la habitación y se reía, claro ella me lo contó después.

    Una tarde yo la dije a las hermanas de la iglesia que fueran a mi casa para orar por mi mujer y fuimos, pero a ella no le gustó que fuéramos, pues ella estaba tan aferrada al catolicismo, pero después poco a poco yo iba llevándole a la iglesia, un tiempo ya que estuvimos allí , la pastora Laura nos llamo a la oficina, yo me ponía nervioso porque, yo decía, que hice mal o algo, pues yo escuchaba que cuando los llamaban a la oficina, es porque algo habían h , yo muy nervioso entré y nos dijo -Fernando, Narcisa ustedes tienen que arreglar sus vidas no pueden seguir así pues tienen que casarse, porque ya son una familia- y bueno nos explicó muchas cosas, entonces mi mujer, le dijo, pastora yo no me caso con él, hasta que él cambie, porque él bebe mucho, sale de aquí y en casa bebe no hace nada por cambiar , entonces a mi me dio mucha vergüenza y bajé mi cabeza y le dije es verdad, mi pastora me aconsejó esas palabras siempre las llevo en mi corazón, porque eso me ayudó a tomar otra forma de pensar y por último que me dijo, -Fernando métase en ayuno y oración y va a ver que el Señor lo va a ayudar-, yo le contesté, si lo que usted me asegura es cierto desde mañana comienzo, amén me dijo.

    Al día siguiente comencé a solas con el Señor, comencé a orar fervientemente y a leer su palabra, a vigilar, a buscar dirección, se me presentaron luchas tentaciones, pero puedo decir que el Señor me dio la fuerza, me sostuvo y rompió las cadenas que me ataban a ese sucio vicio, todo fue un proceso en mi vida y puedo decir que Dios es real, él me ayudó, a cada momento yo recordaba esas palabras y lloraba -He aquí yo estoy a la puerta y llamo, si alguno escuchare mi voz , yo entraré y cenaré con él ,y él, conmigo-.

    Mi mujer fue dándose cuenta que yo dejaba de hacer muchas cosas que hacía, ya casi no salía a la calle, dejé de beber y dio un cambio muy radical mi vida en el año 2009. al poco tiempo mi esposa también ya asistía con normalidad a la iglesia, pero aun ella no tenía ese encuentro con el Señor, yo le llevaba, pero ella se cansó y un día me dijo: -Fernando no me obligue a ir, quiero yo ir por mis medios-, entonces la dejé y seguíamos asistiendo a la iglesia.

    Una mañana yo salí de casa a retirar unas cosas y ella se quedó allí ella anhelaba que el Señor tratase con ella y fuimos al culto, pero ella fue con esa decisión, el pastor predicó en la iglesia y hizo un llamado para orar ella pasó y en eso ella le reto al Señor, dijo en su mente, -si es verdad que tu existes hazme sentir que tu estas aquí-.

    Aun ella no acababa de decir eso y la misma presencia del Señor la rodeo, la libertó y la hizo sentir esos ríos de agua viva, yo esa tarde estaba muy alegre muy contento, que enseguida llamé a Ecuador y pedí mis papeles de soltería y de ella, me llegaron y me casé en el consulado de Ecuador el viernes 31 de julio del 2009 y por la iglesia me casé el 1 de agosto del 2009.

    Nuestras vidas cambiaron cuando pusimos al Señor en primer lugar, sentíamos nuevas experiencias y muchas cosas que el Señor hizo, yo le pedí que me permitiera viajar a Ecuador, porque ya era casi nueve años que no veía a mis padres y el Señor me reveló cuando debía hacerlo, pero así también me dijo: -si tú te cuidas, yo te cuidar-.

    Por primera vez yo salía desde España a Ecuador el 20 de octubre del 2009 llegue allá, les conocí a mis suegros y por primera vez en mi vida, yo les prediqué a la familia de mi esposa y para gloria del Señor todos se convirtieron esa noche, ¡Gloria al Señor!

    Esto no quedó así, esa misma noche una presencia maligna, rodeó toda la casa y yo sentí que alguien bien furioso me miraba por la abertura que tenía la puerta de la habitación, escuché como un crujido de un león furioso, que quería destrozarme , mi mujer antes de eso me dijo, -Fernando voy a ha dormir a la niña-, le dije bueno, y cuando sucedió eso, yo encerrado en la habitación la movía a ella para que me ayudara a orar, pero se había quedado bien dormida, como nunca, todo mi cuerpo temblaba, pero mi mente recordó una palabra en ese momento, -El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen y los defiende-.

    Rápidamente en mi mente recitaba el salmo 23 y pude dormir en esa noche como un niño, hermanos para terminar mi testimonio solo quiero decirles algo, sigamos buscando a Dios mientras puede ser hallado, llamémosle mientras está cercano sigamos guardando la santidad, guardemos en el corazón su palabra, porque dice la escritura que a los que perseveran hasta el fin esos serán salvos, todo nos es lícito, pero no todo nos conviene, avivemos el fuego que Dios puso en nosotros, porque no, nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder y dominio propio, todo lo podemos él, y fuera de él no somos nada, DIOS LES BENDIGA.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2024 Poder y Transformación.
Cookies - Aviso Legal - Política de privacidad - Mapa del sitio