PODER Y TRANSFORMACIÓN (Menú)

Inicio

Administrador

Avisos >>

Pastores >>

Servicio de culto >>

  • Martes 19:30  
    Culto de Oración
  • Jueves 19:30  
    Estudio Bíblico
  • Sábado 19:30  
    Culto Evangelístico
  • Domingo 11:00  
    Escuela Dominical
  • Domingo 15:00  
    Culto Evangelístico

Biblia RVR 1960 >>

Contacto >>

Petición de oración >>

Nosotros >>

Testimonios >>

Audios >>

Galería >>

Videos >>

Redes Sociales >>

  • Aviso Legal

    1. Objeto y aceptación.

    El presente aviso legal regula el uso de nuestro sitio web. La navegación por este sitio web atribuye la condición de usuario del mismo e implica la aceptación plena y sin reservas de todas y cada una de las disposiciones incluidas en este Aviso Legal, que pueden sufrir modificaciones. Usted se obliga a hacer un uso correcto del sitio web de conformidad con las leyes, la buena fe, el orden público, los usos del tráfico y el presente Aviso Legal. Usted responderá frente a este sitio web o frente a terceros, de cualesquiera daños y perjuicios que pudieran causarle como consecuencia del incumplimiento de dicha obligación.

    2. Identificación y comunicaciones.

    Para comunicarse con nosotros, ponemos a su disposición diferentes medios de contacto especificados en la política de privacidad.
    Todas las notificaciones y comunicaciones que realice en este sitio web se considerarán eficaces, a todos los efectos, siempre y cuando se realicen por los medios especificados anteriormente.

    3. Condiciones de acceso y utilización.

    El sitio web y sus servicios son de acceso libre, no obstante, condicionamos la utilización de algunos de los servicios ofrecidos en su web a la previa cumplimentación del correspondiente formulario.
    Usted garantiza la autenticidad y actualidad de todos aquellos datos que nos comunique y será el único responsable de las manifestaciones falsas o inexactas que realice.
    Usted se compromete expresamente a hacer un uso adecuado de los contenidos y servicios de este sitio web y a no emplearlos para, entre otros:
    o Difundir contenidos, delictivos, violentos, pornográficos, racistas, xenófobo, ofensivos, de apología del terrorismo o, en general, contrarios a la ley o al orden público.
    o Introducir en la red virus informáticos o realizar actuaciones susceptibles de alterar, estropear, interrumpir o generar errores o daños en los documentos electrónicos, datos o sistemas físicos y lógicos de este sitio web o de terceras personas; así como obstaculizar el acceso de otros usuarios al sitio web y a sus servicios mediante el consumo masivo de los recursos informáticos a través de los cuales este sitio web presta sus servicios.
    o Intentar acceder datos de otros personas o a áreas restringidas de los sistemas informáticos de este sitio web o de terceros y, en su caso, extraer información.
    o Vulnerar los derechos de propiedad intelectual o industrial, así como violar la confidencialidad de la información de este sitio web o de terceros.
    o Suplantar la identidad de otro usuario, de las administraciones públicas o de un tercero.
    o Reproducir, copiar, distribuir, poner a disposición o de cualquier otra forma comunicar públicamente, transformar o modificar los contenidos, a menos que se cuente con la autorización del titular de los correspondientes derechos o ello resulte legalmente permitido.
    o Recabar datos con finalidad publicitaria y de remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial sin que medie su previa solicitud o consentimiento.Todos los contenidos del sitio web, como textos, fotografías, gráficos, imágenes, iconos, tecnología, software, así como su diseño gráfico y códigos fuente, constituyen una obra cuya propiedad pertenece a este sitio web, sin que puedan entenderse como cedidos ninguno de los derechos de explotación sobre los mismos más allá de lo estrictamente necesario para el correcto uso de la web.
    En definitiva, usted que accede a este sitio web, puede visualizar los contenidos y efectuar, en su caso, copias privadas autorizadas siempre que los elementos reproducidos no sean cedidos posteriormente a terceros, ni se instalen a servidores conectados a redes, ni sean objeto de ningún tipo de explotación.
    Asimismo, todas las marcas, nombres comerciales o signos distintivos de cualquier clase que aparecen en el sitio web son propiedad de este sitio web, sin que pueda entenderse que el uso o acceso al mismo le atribuya derecho alguno sobre los mismos.
    La distribución, modificación, cesión o comunicación pública de los contenidos y cualquier otro acto que no haya sido expresamente autorizado por el titular de los derechos de explotación quedan prohibidos.
    El establecimiento de un hiperenlace no implica en ningún caso la existencia de relaciones entre Poder y Transformación y el propietario del sitio web en la que se establezca, ni la aceptación y aprobación por parte de Poder y Transformación de sus contenidos o servicios. Aquellas personas que se propongan establecer un hiperenlace previamente deberán solicitar autorización por escrito. En todo caso, el hiperenlace únicamente permitirá el acceso a la home-page o página de inicio de nuestro sitio web, asimismo deberá abstenerse de realizar manifestaciones o indicaciones falsas, inexactas o incorrectas sobre este sitio web, o incluir contenidos ilícitos, contrarios a las buenas costumbres y al orden público.
    No nos responsabilizamos del uso que cada usuario le dé a los materiales puestos a disposición en este sitio web ni de las actuaciones que realice en base a los mismos.

    4. Exclusión de garantías y de responsabilidad.

    Excluyemos, hasta donde permite el ordenamiento jurídico, cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza derivados de:
    o La imposibilidad de acceso al sitio web o la falta de veracidad, exactitud, exhaustividad y/o actualidad de los contenidos, así como la existencia de vicios y defectos de toda clase de los contenidos transmitidos, difundidos, almacenados, puestos a disposición a los que se haya accedido a través del sitio web o de los servicios que se ofrecen.
    o La presencia de virus o de otros elementos en los contenidos que puedan producir alteraciones en los sistemas informáticos, documentos electrónicos o datos de los usuarios.
    o El incumplimiento de las leyes, la buena fe, el orden público, los usos del tráfico y el presente aviso legal como consecuencia del uso incorrecto del sitio web. En particular, y a modo ejemplificativo, no nos hacemos responsables de las actuaciones de terceros que vulneren derechos de propiedad intelectual e industrial, secretos empresariales, derechos al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, así como la normativa en materia de competencia desleal y publicidad ilícita.
    Asimismo, declinamos cualquier responsabilidad respecto a la información que se halle fuera de esta web y no sea gestionada directamente por nuestro webmaster. La función de los links que aparecen en esta web es exclusivamente la de informar al usuario sobre la existencia de otras fuentes susceptibles de ampliar los contenidos que ofrece este sitio web. No garantizamos ni nos responsabilizamos del funcionamiento o accesibilidad de los sitios enlazados; ni sugiere, invita o recomienda la visita a los mismos, por lo que tampoco será responsable del resultado obtenido. No nos responsabilizamos del establecimiento de hipervínculos por parte de terceros.

    5. Procedimiento en caso de realización de actividades de carácter ilícito.

    En el caso de que usted o un tercero considere que existen hechos o circunstancias que revelen el carácter ilícito de la utilización de cualquier contenido y/o de la realización de cualquier actividad en las páginas web incluidas o accesibles a través del sitio web, deberá ponerse en contacto con nosotros identificándose debidamente, especificando las supuestas infracciones y declarando expresamente y bajo su responsabilidad que la información proporcionada en la notificación es exacta.
    Para toda cuestión litigiosa que incumba a este sitio web, será de aplicación la legislación española, siendo competentes los Juzgados y Tribunales más cercanos a la sede de (España).

    6. Publicaciones.

    La información administrativa facilitada a través del sitio web no sustituye la publicidad legal de las leyes, normativas, planes, disposiciones generales y actos que tengan que ser publicados formalmente a los diarios oficiales de las administraciones públicas, que constituyen el único instrumento que da fe de su autenticidad y contenido. La información disponible en este sitio web debe entenderse como una guía sin propósito de validez legal.

    ® Poder y Transformación, 2024. Todos los derechos reservados.
Hna. Erika Cancino
  • Hna. Erika Cancino

    Mi nombre es Erika Cancino, somos una familia de 5 hermanos y puedo decir que desde niña mis padres nos pudieron dar todas las comodidades. Era católica, muy aferrada a las procesiones y a los santos de mi país (Señor de los Milagros y Virgen del Carmen). Aparentemente eso llenaba mi vida, era mi refugio, me desahogada hablando con esas imágenes.

    Conocí a mi esposo a la edad de 11 años, pero empezamos a salir cuando yo tenía 13 años, quedé embarazada a los 15 años y antes de eso perdí a un bebe, fue un duro golpe para mi familia, ya que éramos muy conservadores se puede decir.Tuve a mi hija con muchos problemas familiares, nosotros queríamos casarnos, pero ninguna de las familias, lo aceptaba y nos decían que si lo hacíamos nos quitarían la ayuda, en ese momento, mi esposo estaba en la Universidad y no lo apoyarían más, igualmente en mi caso, vivíamos cada uno en su casa.

    Como jóvenes que éramos seguíamos haciendo cada uno su vida, no teníamos responsabilidades así que la pasamos muy mal, de ambas partes, llegamos al punto de faltarnos el respeto mutuamente.Nos agredíamos ambos, a tal punto de dejarnos lesiones muy profundas, llegando yo a quedar muy mal, sin poder salir de mi casa por más de un mes, realmente quedaba casi inconsciente, desmayada, me acuerdo hoy de una película llamada Cicatrices, esa era en parte mi vida.Mi esposo tuvo la oportunidad de viajar al extranjero a estudiar, eso fue en el año 1995, él se fue y yo me quedé embarazada, pero mi mentalidad era abortar, porque entendía que con una hija podía seguir, pero con dos me sería imposible.Yo trabajaba y a los 5 meses de este embarazo iba a abortar en una clínica quedándome 3 días, pero me faltaba reunir el dinero así que hablé, con mis padres, me dijeron que no lo hiciera, ya que estaba muy avanzada, mi papa me dijo que él se iba hacer cargo del niño, con el médico y que podía declararlo también.

    Así seguí con mi embarazo y puedo decir que mi hijo pudo llenar el vacío que dejó mi esposo al irse al extranjero, porque al irse yo entendí que él podía hacer su vida, ya en otro país sin carga familiar y llevando la vida que él llevaba, pues yo daba por h que se iba a casar por allá y yo tendría que salir adelante sola con mis hijos.Yo di por terminada la relación a pesar de que él me llamaba, pero los sentimientos eran otros en ambas partes, pues él le gustaba mucho el trago e inclusive ya había empezado a consumir drogas, que podía esperar yo de un hombre así y peor aun estando solo por otro país, sin familia, pues tenía toda la libertad que él quería.Yo decidí sacar adelante a mis hijos casi sola y ahora puedo entender que fue le mismo Dios que me guardo durante 5 años, a pesar que no tenía a Cristo, puedo decir que no tuve otro hombre en ningún sentido, él quitó eso de mí, me guardó.A los tres años de estar fuera mi esposo, me llamó al trabajo, me pareció raro, ya que no teníamos comunicación, solo mi hija hablaba con él y me dijo que lo perdonara y que me amaba, yo dije: -Pero que es esto que le sucede esta borracho o qué-, me dijo también que le había pasado algo muy especial en su vida, que había conocido a Cristo.Yo imagine que estaba mal de la cabeza o que quizás había h algo por allá, yo lo escuché y le dijo fríamente que estaba bien que lo perdonaba, después de esto comenzó a llamarnos después de unos meses compartió su experiencia de Cristo, no le di mucha credibilidad a lo que me decía, pues parecía todo irrealista.Me dio la dirección de una iglesia en Lima, para que asistiera, pero yo tenía un poco de recelo, ya que no era la iglesia católica y yo no me perdía ni una procesión.Tome la decisión de ir un sábado por la tarde y al estar a dos calles empecé a escuchar música, como panderos y otros instrumentos que no había escuchado nunca, me impacto mucho, así que me fui acercando muy despacio y mirando de fuera no más.Ya había empezado el culto eso me pareció de locos, me dije: -Dónde estás-? -Dónde te has metido-? Y cuando yo me retiraba una hermana con mucho cariño me dijo que pasara a escuchar el mensaje, realmente lo que sentí ese día no lo había sentido antes ni en la iglesia católica.Fue una sensación de paz, de protección, me sentí más tranquila, más ligera, yo me dije:-Qué es esto, pero Dios si tú en verdad existes haz algo conmigo, con mi familia, con mi esposo-.

    Pues empecé a ir regularmente y no decía nada a mi mamá, ya no iba a las procesiones de mi país y siempre tenía pretextos para no ir, pero no me atrevía a decirles porque ya no quería ir, hasta que le dije a mi mamá, lo que había experimentado en la iglesia y que estaba escrito en la biblia que no debemos de adorar a otros dioses, ella lo tomó muy mal y se enojó mucho.Al cabo de unos meses de asistir, di el paso y acepté a Cristo, como mi Señor y Salvador y al hacer la oración de fe sentí algo inexplicable, aunque continuaba haciendo cosas que a Dios no le agradan, como por ejemplo vestir de manera inadecuada, en ese momento me sentí que estaba mal delante de Dios, me sentí desnuda, me dio vergüenza la ropa que llevaba en ese día.

    Luego de 5 años vino mi esposo por primera vez y sin decir nada a nadie, yo al verlo pensé que no era él, había cambiado tanto físicamente, como después lo pude notar espiritualmente, y este cambio no lo había podido hacer yo, ni mis hijos, ni sus padres, solo lo pudo hacer el Señor de Señores, Cristo Jesús.Nos casamos después de dos meses, fue lo primero que él me dijo cuando llegó, ya que queríamos arreglar nuestras vidas delante de Dios.Puedo decir que hasta hoy, mi vida cambio de la manera que solo Cristo lo pudo hacer, en lo familiar creo que nadie puede decir que no tiene dificultades, distintos pensamientos, diferencia entre parejas, pero ahora con la ayuda de Dios todo es más llevadero.Pasados 6 meses mi esposo tuvo que regresar al país donde seguía estudiando y yo pude viajar después de 2 años de su partida, fue de una manera milagrosa, ya que solo el Señor pudo abrir las puertas para toda la documentación, esto fue tremendo.En el 2001 llegué a Alemania y empecé a congregarme en la iglesia de Berlín con el pastor José Valenzuela y luego con Carmen Valenzuela pastora en Leipzig Alemania.

    Después de casi 2 años de yo estar ya con mi esposo pudimos traernos a nuestros hijos, de otra manera que solo Cristo lo pudo hacer, es que cuando Dios abre las puertas no hay nadie que las pueda cerrar.Hermanos en verdad lo puedo decir que soy testigo de todas las cosas que él Señor, ha h en mi familia y cómo no voy a estarle agradecida, porque siendo quizás inmerecedores, pues Dios en su inmensa misericordia es el único que permanece fiel.Llevamos ya juntos casi 26 años y hermanos, solo sé que fue Dios quien pudo restaurar mi matrimonio.Desde 2008 estamos en Madrid - España, junto a los pastores Gabriel Ceballo y Laura Vargas y puedo decir en todo sentido que han sido de gran ejemplo a mi vida, porque aun sin conocernos nos brindaron desde el primer día todo lo que quizás nuestra propia familia no fue capaz de brindarnos y solo por el amor que Cristo puso en ellos, hasta hoy en día seguimos congregados en la iglesia de AMIP.

Hna. Erika Cancino
  • Hna. Erika Cancino

    Mi nombre es Erika Cancino, somos una familia de 5 hermanos y puedo decir que desde niña mis padres nos pudieron dar todas las comodidades. Era católica, muy aferrada a las procesiones y a los santos de mi país (Señor de los Milagros y Virgen del Carmen). Aparentemente eso llenaba mi vida, era mi refugio, me desahogada hablando con esas imágenes.

    Conocí a mi esposo a la edad de 11 años, pero empezamos a salir cuando yo tenía 13 años, quedé embarazada a los 15 años y antes de eso perdí a un bebe, fue un duro golpe para mi familia, ya que éramos muy conservadores se puede decir.Tuve a mi hija con muchos problemas familiares, nosotros queríamos casarnos, pero ninguna de las familias, lo aceptaba y nos decían que si lo hacíamos nos quitarían la ayuda, en ese momento, mi esposo estaba en la Universidad y no lo apoyarían más, igualmente en mi caso, vivíamos cada uno en su casa.

    Como jóvenes que éramos seguíamos haciendo cada uno su vida, no teníamos responsabilidades así que la pasamos muy mal, de ambas partes, llegamos al punto de faltarnos el respeto mutuamente.Nos agredíamos ambos, a tal punto de dejarnos lesiones muy profundas, llegando yo a quedar muy mal, sin poder salir de mi casa por más de un mes, realmente quedaba casi inconsciente, desmayada, me acuerdo hoy de una película llamada Cicatrices, esa era en parte mi vida.Mi esposo tuvo la oportunidad de viajar al extranjero a estudiar, eso fue en el año 1995, él se fue y yo me quedé embarazada, pero mi mentalidad era abortar, porque entendía que con una hija podía seguir, pero con dos me sería imposible.Yo trabajaba y a los 5 meses de este embarazo iba a abortar en una clínica quedándome 3 días, pero me faltaba reunir el dinero así que hablé, con mis padres, me dijeron que no lo hiciera, ya que estaba muy avanzada, mi papa me dijo que él se iba hacer cargo del niño, con el médico y que podía declararlo también.

    Así seguí con mi embarazo y puedo decir que mi hijo pudo llenar el vacío que dejó mi esposo al irse al extranjero, porque al irse yo entendí que él podía hacer su vida, ya en otro país sin carga familiar y llevando la vida que él llevaba, pues yo daba por h que se iba a casar por allá y yo tendría que salir adelante sola con mis hijos.Yo di por terminada la relación a pesar de que él me llamaba, pero los sentimientos eran otros en ambas partes, pues él le gustaba mucho el trago e inclusive ya había empezado a consumir drogas, que podía esperar yo de un hombre así y peor aun estando solo por otro país, sin familia, pues tenía toda la libertad que él quería.Yo decidí sacar adelante a mis hijos casi sola y ahora puedo entender que fue le mismo Dios que me guardo durante 5 años, a pesar que no tenía a Cristo, puedo decir que no tuve otro hombre en ningún sentido, él quitó eso de mí, me guardó.A los tres años de estar fuera mi esposo, me llamó al trabajo, me pareció raro, ya que no teníamos comunicación, solo mi hija hablaba con él y me dijo que lo perdonara y que me amaba, yo dije: -Pero que es esto que le sucede esta borracho o qué-, me dijo también que le había pasado algo muy especial en su vida, que había conocido a Cristo.Yo imagine que estaba mal de la cabeza o que quizás había h algo por allá, yo lo escuché y le dijo fríamente que estaba bien que lo perdonaba, después de esto comenzó a llamarnos después de unos meses compartió su experiencia de Cristo, no le di mucha credibilidad a lo que me decía, pues parecía todo irrealista.Me dio la dirección de una iglesia en Lima, para que asistiera, pero yo tenía un poco de recelo, ya que no era la iglesia católica y yo no me perdía ni una procesión.Tome la decisión de ir un sábado por la tarde y al estar a dos calles empecé a escuchar música, como panderos y otros instrumentos que no había escuchado nunca, me impacto mucho, así que me fui acercando muy despacio y mirando de fuera no más.Ya había empezado el culto eso me pareció de locos, me dije: -Dónde estás-? -Dónde te has metido-? Y cuando yo me retiraba una hermana con mucho cariño me dijo que pasara a escuchar el mensaje, realmente lo que sentí ese día no lo había sentido antes ni en la iglesia católica.Fue una sensación de paz, de protección, me sentí más tranquila, más ligera, yo me dije:-Qué es esto, pero Dios si tú en verdad existes haz algo conmigo, con mi familia, con mi esposo-.

    Pues empecé a ir regularmente y no decía nada a mi mamá, ya no iba a las procesiones de mi país y siempre tenía pretextos para no ir, pero no me atrevía a decirles porque ya no quería ir, hasta que le dije a mi mamá, lo que había experimentado en la iglesia y que estaba escrito en la biblia que no debemos de adorar a otros dioses, ella lo tomó muy mal y se enojó mucho.Al cabo de unos meses de asistir, di el paso y acepté a Cristo, como mi Señor y Salvador y al hacer la oración de fe sentí algo inexplicable, aunque continuaba haciendo cosas que a Dios no le agradan, como por ejemplo vestir de manera inadecuada, en ese momento me sentí que estaba mal delante de Dios, me sentí desnuda, me dio vergüenza la ropa que llevaba en ese día.

    Luego de 5 años vino mi esposo por primera vez y sin decir nada a nadie, yo al verlo pensé que no era él, había cambiado tanto físicamente, como después lo pude notar espiritualmente, y este cambio no lo había podido hacer yo, ni mis hijos, ni sus padres, solo lo pudo hacer el Señor de Señores, Cristo Jesús.Nos casamos después de dos meses, fue lo primero que él me dijo cuando llegó, ya que queríamos arreglar nuestras vidas delante de Dios.Puedo decir que hasta hoy, mi vida cambio de la manera que solo Cristo lo pudo hacer, en lo familiar creo que nadie puede decir que no tiene dificultades, distintos pensamientos, diferencia entre parejas, pero ahora con la ayuda de Dios todo es más llevadero.Pasados 6 meses mi esposo tuvo que regresar al país donde seguía estudiando y yo pude viajar después de 2 años de su partida, fue de una manera milagrosa, ya que solo el Señor pudo abrir las puertas para toda la documentación, esto fue tremendo.En el 2001 llegué a Alemania y empecé a congregarme en la iglesia de Berlín con el pastor José Valenzuela y luego con Carmen Valenzuela pastora en Leipzig Alemania.

    Después de casi 2 años de yo estar ya con mi esposo pudimos traernos a nuestros hijos, de otra manera que solo Cristo lo pudo hacer, es que cuando Dios abre las puertas no hay nadie que las pueda cerrar.Hermanos en verdad lo puedo decir que soy testigo de todas las cosas que él Señor, ha h en mi familia y cómo no voy a estarle agradecida, porque siendo quizás inmerecedores, pues Dios en su inmensa misericordia es el único que permanece fiel.Llevamos ya juntos casi 26 años y hermanos, solo sé que fue Dios quien pudo restaurar mi matrimonio.Desde 2008 estamos en Madrid - España, junto a los pastores Gabriel Ceballo y Laura Vargas y puedo decir en todo sentido que han sido de gran ejemplo a mi vida, porque aun sin conocernos nos brindaron desde el primer día todo lo que quizás nuestra propia familia no fue capaz de brindarnos y solo por el amor que Cristo puso en ellos, hasta hoy en día seguimos congregados en la iglesia de AMIP.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2024 Poder y Transformación.
Cookies - Aviso Legal - Política de privacidad - Mapa del sitio