PODER Y TRANSFORMACIÓN (Menú)

Inicio

Administrador

Avisos >>

Pastores >>

Servicio de culto >>

  • Martes 19:30  
    Culto de Oración
  • Jueves 19:30  
    Estudio Bíblico
  • Sábado 19:30  
    Culto Evangelístico
  • Domingo 11:00  
    Escuela Dominical
  • Domingo 15:00  
    Culto Evangelístico

Biblia RVR 1960 >>

Contacto >>

Petición de oración >>

Nosotros >>

Testimonios >>

Audios >>

Galería >>

Videos >>

Redes Sociales >>

  • Aviso Legal

    1. Objeto y aceptación.

    El presente aviso legal regula el uso de nuestro sitio web. La navegación por este sitio web atribuye la condición de usuario del mismo e implica la aceptación plena y sin reservas de todas y cada una de las disposiciones incluidas en este Aviso Legal, que pueden sufrir modificaciones. Usted se obliga a hacer un uso correcto del sitio web de conformidad con las leyes, la buena fe, el orden público, los usos del tráfico y el presente Aviso Legal. Usted responderá frente a este sitio web o frente a terceros, de cualesquiera daños y perjuicios que pudieran causarle como consecuencia del incumplimiento de dicha obligación.

    2. Identificación y comunicaciones.

    Para comunicarse con nosotros, ponemos a su disposición diferentes medios de contacto especificados en la política de privacidad.
    Todas las notificaciones y comunicaciones que realice en este sitio web se considerarán eficaces, a todos los efectos, siempre y cuando se realicen por los medios especificados anteriormente.

    3. Condiciones de acceso y utilización.

    El sitio web y sus servicios son de acceso libre, no obstante, condicionamos la utilización de algunos de los servicios ofrecidos en su web a la previa cumplimentación del correspondiente formulario.
    Usted garantiza la autenticidad y actualidad de todos aquellos datos que nos comunique y será el único responsable de las manifestaciones falsas o inexactas que realice.
    Usted se compromete expresamente a hacer un uso adecuado de los contenidos y servicios de este sitio web y a no emplearlos para, entre otros:
    o Difundir contenidos, delictivos, violentos, pornográficos, racistas, xenófobo, ofensivos, de apología del terrorismo o, en general, contrarios a la ley o al orden público.
    o Introducir en la red virus informáticos o realizar actuaciones susceptibles de alterar, estropear, interrumpir o generar errores o daños en los documentos electrónicos, datos o sistemas físicos y lógicos de este sitio web o de terceras personas; así como obstaculizar el acceso de otros usuarios al sitio web y a sus servicios mediante el consumo masivo de los recursos informáticos a través de los cuales este sitio web presta sus servicios.
    o Intentar acceder datos de otros personas o a áreas restringidas de los sistemas informáticos de este sitio web o de terceros y, en su caso, extraer información.
    o Vulnerar los derechos de propiedad intelectual o industrial, así como violar la confidencialidad de la información de este sitio web o de terceros.
    o Suplantar la identidad de otro usuario, de las administraciones públicas o de un tercero.
    o Reproducir, copiar, distribuir, poner a disposición o de cualquier otra forma comunicar públicamente, transformar o modificar los contenidos, a menos que se cuente con la autorización del titular de los correspondientes derechos o ello resulte legalmente permitido.
    o Recabar datos con finalidad publicitaria y de remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial sin que medie su previa solicitud o consentimiento.Todos los contenidos del sitio web, como textos, fotografías, gráficos, imágenes, iconos, tecnología, software, así como su diseño gráfico y códigos fuente, constituyen una obra cuya propiedad pertenece a este sitio web, sin que puedan entenderse como cedidos ninguno de los derechos de explotación sobre los mismos más allá de lo estrictamente necesario para el correcto uso de la web.
    En definitiva, usted que accede a este sitio web, puede visualizar los contenidos y efectuar, en su caso, copias privadas autorizadas siempre que los elementos reproducidos no sean cedidos posteriormente a terceros, ni se instalen a servidores conectados a redes, ni sean objeto de ningún tipo de explotación.
    Asimismo, todas las marcas, nombres comerciales o signos distintivos de cualquier clase que aparecen en el sitio web son propiedad de este sitio web, sin que pueda entenderse que el uso o acceso al mismo le atribuya derecho alguno sobre los mismos.
    La distribución, modificación, cesión o comunicación pública de los contenidos y cualquier otro acto que no haya sido expresamente autorizado por el titular de los derechos de explotación quedan prohibidos.
    El establecimiento de un hiperenlace no implica en ningún caso la existencia de relaciones entre Poder y Transformación y el propietario del sitio web en la que se establezca, ni la aceptación y aprobación por parte de Poder y Transformación de sus contenidos o servicios. Aquellas personas que se propongan establecer un hiperenlace previamente deberán solicitar autorización por escrito. En todo caso, el hiperenlace únicamente permitirá el acceso a la home-page o página de inicio de nuestro sitio web, asimismo deberá abstenerse de realizar manifestaciones o indicaciones falsas, inexactas o incorrectas sobre este sitio web, o incluir contenidos ilícitos, contrarios a las buenas costumbres y al orden público.
    No nos responsabilizamos del uso que cada usuario le dé a los materiales puestos a disposición en este sitio web ni de las actuaciones que realice en base a los mismos.

    4. Exclusión de garantías y de responsabilidad.

    Excluyemos, hasta donde permite el ordenamiento jurídico, cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza derivados de:
    o La imposibilidad de acceso al sitio web o la falta de veracidad, exactitud, exhaustividad y/o actualidad de los contenidos, así como la existencia de vicios y defectos de toda clase de los contenidos transmitidos, difundidos, almacenados, puestos a disposición a los que se haya accedido a través del sitio web o de los servicios que se ofrecen.
    o La presencia de virus o de otros elementos en los contenidos que puedan producir alteraciones en los sistemas informáticos, documentos electrónicos o datos de los usuarios.
    o El incumplimiento de las leyes, la buena fe, el orden público, los usos del tráfico y el presente aviso legal como consecuencia del uso incorrecto del sitio web. En particular, y a modo ejemplificativo, no nos hacemos responsables de las actuaciones de terceros que vulneren derechos de propiedad intelectual e industrial, secretos empresariales, derechos al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, así como la normativa en materia de competencia desleal y publicidad ilícita.
    Asimismo, declinamos cualquier responsabilidad respecto a la información que se halle fuera de esta web y no sea gestionada directamente por nuestro webmaster. La función de los links que aparecen en esta web es exclusivamente la de informar al usuario sobre la existencia de otras fuentes susceptibles de ampliar los contenidos que ofrece este sitio web. No garantizamos ni nos responsabilizamos del funcionamiento o accesibilidad de los sitios enlazados; ni sugiere, invita o recomienda la visita a los mismos, por lo que tampoco será responsable del resultado obtenido. No nos responsabilizamos del establecimiento de hipervínculos por parte de terceros.

    5. Procedimiento en caso de realización de actividades de carácter ilícito.

    En el caso de que usted o un tercero considere que existen hechos o circunstancias que revelen el carácter ilícito de la utilización de cualquier contenido y/o de la realización de cualquier actividad en las páginas web incluidas o accesibles a través del sitio web, deberá ponerse en contacto con nosotros identificándose debidamente, especificando las supuestas infracciones y declarando expresamente y bajo su responsabilidad que la información proporcionada en la notificación es exacta.
    Para toda cuestión litigiosa que incumba a este sitio web, será de aplicación la legislación española, siendo competentes los Juzgados y Tribunales más cercanos a la sede de (España).

    6. Publicaciones.

    La información administrativa facilitada a través del sitio web no sustituye la publicidad legal de las leyes, normativas, planes, disposiciones generales y actos que tengan que ser publicados formalmente a los diarios oficiales de las administraciones públicas, que constituyen el único instrumento que da fe de su autenticidad y contenido. La información disponible en este sitio web debe entenderse como una guía sin propósito de validez legal.

    ® Poder y Transformación, 2024. Todos los derechos reservados.
Hna. de la Iglesia
  • Hna. de la Iglesia

    Varios años antes de convertirme comencé a sentir que debía buscar a Dios, como si algo en mi interior me lo reclamara. Como en aquellos años yo asistía a un colegio muy católico, las misas, las confesiones y los rezos llamaron mi atención. Comencé a participar de todo aquello, pero en lugar de llenar mi necesidad de encontrarme con Dios, esto solo creaba un muro cada vez mayor entre Dios y yo.

    Para mi sorpresa un día hablé con un joven que decía ser cristiano y él; después de sorprenderse mucho cuando le expliqué que debía confesarme para que mis pecados fueran perdonados, me comentó que él -simplemente- se los confesaba al Señor, y que Dios era el que le perdonaba; sin intermediarios. Todo aquello que este joven me contó daba vueltas en mi cabeza y parecía tener mucho sentido… tanto, que comencé a sentir una ligera confusión.

    Ese mismo año conocí a un chico con el que estuve saliendo mucho tiempo. A mitad de mi carrera universitaria quedé embarazada y todo mi mundo se trastornó de tal manera que aquello parecía irreal. Mis padres se molestaron mucho conmigo y me comentaron que la mejor decisión que podía tomar era el aborto. Todo el mundo; compañeros de clase, amigos y familiares coincidían en que el aborto sería lo mejor para mí y para el bebé. Yo no podía hacerlo.

    Cuando se lo expliqué a mi pareja, él me entendió pero no sabíamos cómo saldríamos hacia adelante. En mi corazón solo había un camino: tener a mi bebe. Recordé que un día en el colegio una fundación nos visitó y nos explicó su labor de ayuda a mujeres en riesgo de abortar. Así que abrí uno de los cajones de mi cuarto y busqué aquel folleto que en su día nos habían entregado y que por alguna razón, guardé durante tanto tiempo. La situación en casa se complicó.Mis padres habían pedido cita en la clínica abortiva para el día siguiente. La única solución que yo veía en ese momento era irme de casa; así que por la mañana metí cuatro cosas en una maleta y me fui.

    Los meses siguientes fueron muy complicados. A pesar de todo, Dios nunca me dejó sola. Al cabo de unos meses mis padres contactaron de nuevo conmigo y unas semanas después me expresaron su deseo de que continuara estudiando y de que terminara la carrera. Para ello, me facilitarían un lugar donde vivir.

    Durante todo el embarazo la soledad parecía hacerse cada vez más grande y las dudas me asolaban constantemente. Pero una vez más, Dios me cuidaba. Mi bebe nació y era una niña hermosa. Junto a mi pareja y mi hija las semanas pasaban y poco a poco yo iba estudiando y aprobando los exámenes. A pesar de todo, mi relación de pareja y mi vida estaban muy desordenadas y aveces no sabía lo que pasaría con nosotros el día de mañana. Mi pareja no podía trabajar y solo dependíamos de la ayuda de mis padres.

    Un día, el mejor amigo de mi pareja (que vivía en otra ciudad) llamó y le contó la experiencia tan sorprendente que había tenido con Dios. Mi pareja a su vez me contó a mí este testimonio… yo quedé impactada. A mi entender, era completamente surrealista, y sin embargo por lo que conocía de él, sabía que no nos estaba mintiendo.

    La otra parte del testimonio que me sorprendió fue que su encuentro con Dios había sucedido en una iglesia diferente a la que yo creía: había sido en una iglesia evangélica. Durante algún tiempo, aquello estuvo dando vueltas en mi cabeza mientras que ellos conversaban y nuevos testimonios llegaban a mis oídos. La situación con mi pareja se hacía cada vez más difícil.

    Cuando mi hija tenía un año y medio, el mejor amigo de mi pareja nos llamó y nos preguntó si sería posible alojarse en nuestra casa junto con dos hermanos más de la iglesia, puesto que ese fin de semana se celebraba una convención en la que iglesias de diferentes ciudades (todas ellas pertenecientes al grupo AMIP) se reunían en Madrid para celebrar juntos los cultos correspondientes. Ellos vinieron un viernes y el sábado por la noche se me ocurrió preguntar cómo les había ido en la iglesia. En la cocina de mi casa comenzamos a hablar y yo les preguntaba muchas dudas que tenía acerca de ambas iglesias y sobre dónde estaba Dios realmente.

    Sin yo saberlo, tanto a mi pareja como a mí, en cuartos diferentes nos estaban predicando la palabra de Dios. Decidimos acompañarlos el domingo (después de haberme negado tanto el viernes como el sábado, a acompañarlos a la iglesia), por lo que la noche del sábado en mi mente le dije a Dios: Señor, por favor, necesito que tú me des una señal sobre dónde debo buscarte, porque estoy cansada de las dudas y cansada de esta situación… muéstrame cual es el camino, y que la señal sea muy clara para ya no dudar más.

    A la mañana siguiente llegamos a la iglesia sin problemas y antes de entrar recordé las palabras que me habían dicho el día anterior: -lo mejor es que no mires a nadie, ni pongas mucha atención en lo que hace la gente, cuando lleguemos nos arrodillamos, nos ponemos a orar y le dices al Señor lo que quieras- y eso fue lo que hice.

    De repente, sin razón aparente comencé a llorar en silencio y la presión en mí era cada vez mayor. Me dije a mi misma que no había ninguna razón por la que llorar, pero me sentía extraña, incómoda y para mi sorpresa, también triste. Cada vez lloraba más… no recordaba nunca haber llorado así. Entonces comencé a sentir como si algo me traspasara el corazón, pero al mismo tiempo, unos brazos me envolvían en un abrazo hasta entonces desconocido. Era el tierno abrazo del Salvador. Entonces sentí una voz que le hablaba a mi corazón y me decía: estoy aquí… estoy aquí…

    Una pastora se acercó a mi y me preguntó si quería hacer la oración de fe pero nerviosa, le dije que no (más bien porque no sabía lo que era). Me preguntó una segunda vez y esta vez me explicó que aquello consistía en aceptar a Jesús como mi único salvador, y algo insegura acepté.

    Mientras hacía la oración solo sentía la necesidad de llorar. Cuando terminé, la pastora me abrazó y comenzó a llorar, y mientras ella lloraba yo dejaba de llorar. Era como si me hubiera vuelto ligera, ya no sentía ese dolor en el alma ni esa carga que tanto me pesaba… pero no me había dado cuenta de que cargaba con ese peso en el alma hasta que dejé de sentir la carga. Volví ligera y extrañamente aliviada a la silla y con mis ojos cerrados escuchaba la voz de Dios que me decía: levanta tus manos, alábame tú también.Levanté ligeramente mis brazos, pero tenía vergüenza de estirarlos. En ese momento sentí una suave presión sobre mis muñecas y mis brazos se levantaban solos… y yo sentía paz. Antes de terminar el culto sentí la necesidad de pasar al altar pero una vez más, me daba vergüenza. Y entonces escuché en mi interior la voz del Señor que me decía: Ven y adórame. El mensaje de aquel día era -Dios está buscando un adorador-. Yo me resistí pero Dios me dijo de nuevo: Ven y adórame… adórame. Aquella era una voz suave pero de gran autoridad. Aunque no sabía cómo tenía que adorar a Dios, pasé al altar y me quedé allí arrodillada sintiendo una paz muy grande y sensaciones, por aquel entonces, desconocidas para mí.

    Comenzamos a asistir a la iglesia, al principio los domingos pero luego cada vez más a menudo. Pasado un año mi pareja y yo nos bautizamos y dos meses después del bautismo nos casamos (algo que para mí, rozaba lo imposible). Pero como para Dios no hay nada imposible, el Señor comenzó a ordenar todos los aspectos de mi vida y todas las áreas de mi corazón que necesitaban ser transformadas. Desde entonces he ido entendiendo que el amor de Dios es tan grande que a veces no lo entendemos, pero otras veces lo sentimos latir en nuestro interior, tan real como la sangre que corre por nuestras venas.

    Hoy en día mis padres quieren más a mi hija, y también han aceptado a mi pareja, que ahora es mi marido. De manera que Dios hizo lo imposible posible, y he podido ver que el amor de Dios ha sido, es y siempre será inmenso. A lo largo de toda nuestra vida Dios está a la puerta, llamando a nuestros corazones, esperando que las puertas sean abiertas para poder entrar. Si todavía no conoces a Dios, tú también puedes recibirlo en tu corazón, solo tienes que dejarlo entrar.

Hna. de la Iglesia
  • Hna. de la Iglesia

    Varios años antes de convertirme comencé a sentir que debía buscar a Dios, como si algo en mi interior me lo reclamara. Como en aquellos años yo asistía a un colegio muy católico, las misas, las confesiones y los rezos llamaron mi atención. Comencé a participar de todo aquello, pero en lugar de llenar mi necesidad de encontrarme con Dios, esto solo creaba un muro cada vez mayor entre Dios y yo.

    Para mi sorpresa un día hablé con un joven que decía ser cristiano y él; después de sorprenderse mucho cuando le expliqué que debía confesarme para que mis pecados fueran perdonados, me comentó que él -simplemente- se los confesaba al Señor, y que Dios era el que le perdonaba; sin intermediarios. Todo aquello que este joven me contó daba vueltas en mi cabeza y parecía tener mucho sentido… tanto, que comencé a sentir una ligera confusión.

    Ese mismo año conocí a un chico con el que estuve saliendo mucho tiempo. A mitad de mi carrera universitaria quedé embarazada y todo mi mundo se trastornó de tal manera que aquello parecía irreal. Mis padres se molestaron mucho conmigo y me comentaron que la mejor decisión que podía tomar era el aborto. Todo el mundo; compañeros de clase, amigos y familiares coincidían en que el aborto sería lo mejor para mí y para el bebé. Yo no podía hacerlo.

    Cuando se lo expliqué a mi pareja, él me entendió pero no sabíamos cómo saldríamos hacia adelante. En mi corazón solo había un camino: tener a mi bebe. Recordé que un día en el colegio una fundación nos visitó y nos explicó su labor de ayuda a mujeres en riesgo de abortar. Así que abrí uno de los cajones de mi cuarto y busqué aquel folleto que en su día nos habían entregado y que por alguna razón, guardé durante tanto tiempo. La situación en casa se complicó.Mis padres habían pedido cita en la clínica abortiva para el día siguiente. La única solución que yo veía en ese momento era irme de casa; así que por la mañana metí cuatro cosas en una maleta y me fui.

    Los meses siguientes fueron muy complicados. A pesar de todo, Dios nunca me dejó sola. Al cabo de unos meses mis padres contactaron de nuevo conmigo y unas semanas después me expresaron su deseo de que continuara estudiando y de que terminara la carrera. Para ello, me facilitarían un lugar donde vivir.

    Durante todo el embarazo la soledad parecía hacerse cada vez más grande y las dudas me asolaban constantemente. Pero una vez más, Dios me cuidaba. Mi bebe nació y era una niña hermosa. Junto a mi pareja y mi hija las semanas pasaban y poco a poco yo iba estudiando y aprobando los exámenes. A pesar de todo, mi relación de pareja y mi vida estaban muy desordenadas y aveces no sabía lo que pasaría con nosotros el día de mañana. Mi pareja no podía trabajar y solo dependíamos de la ayuda de mis padres.

    Un día, el mejor amigo de mi pareja (que vivía en otra ciudad) llamó y le contó la experiencia tan sorprendente que había tenido con Dios. Mi pareja a su vez me contó a mí este testimonio… yo quedé impactada. A mi entender, era completamente surrealista, y sin embargo por lo que conocía de él, sabía que no nos estaba mintiendo.

    La otra parte del testimonio que me sorprendió fue que su encuentro con Dios había sucedido en una iglesia diferente a la que yo creía: había sido en una iglesia evangélica. Durante algún tiempo, aquello estuvo dando vueltas en mi cabeza mientras que ellos conversaban y nuevos testimonios llegaban a mis oídos. La situación con mi pareja se hacía cada vez más difícil.

    Cuando mi hija tenía un año y medio, el mejor amigo de mi pareja nos llamó y nos preguntó si sería posible alojarse en nuestra casa junto con dos hermanos más de la iglesia, puesto que ese fin de semana se celebraba una convención en la que iglesias de diferentes ciudades (todas ellas pertenecientes al grupo AMIP) se reunían en Madrid para celebrar juntos los cultos correspondientes. Ellos vinieron un viernes y el sábado por la noche se me ocurrió preguntar cómo les había ido en la iglesia. En la cocina de mi casa comenzamos a hablar y yo les preguntaba muchas dudas que tenía acerca de ambas iglesias y sobre dónde estaba Dios realmente.

    Sin yo saberlo, tanto a mi pareja como a mí, en cuartos diferentes nos estaban predicando la palabra de Dios. Decidimos acompañarlos el domingo (después de haberme negado tanto el viernes como el sábado, a acompañarlos a la iglesia), por lo que la noche del sábado en mi mente le dije a Dios: Señor, por favor, necesito que tú me des una señal sobre dónde debo buscarte, porque estoy cansada de las dudas y cansada de esta situación… muéstrame cual es el camino, y que la señal sea muy clara para ya no dudar más.

    A la mañana siguiente llegamos a la iglesia sin problemas y antes de entrar recordé las palabras que me habían dicho el día anterior: -lo mejor es que no mires a nadie, ni pongas mucha atención en lo que hace la gente, cuando lleguemos nos arrodillamos, nos ponemos a orar y le dices al Señor lo que quieras- y eso fue lo que hice.

    De repente, sin razón aparente comencé a llorar en silencio y la presión en mí era cada vez mayor. Me dije a mi misma que no había ninguna razón por la que llorar, pero me sentía extraña, incómoda y para mi sorpresa, también triste. Cada vez lloraba más… no recordaba nunca haber llorado así. Entonces comencé a sentir como si algo me traspasara el corazón, pero al mismo tiempo, unos brazos me envolvían en un abrazo hasta entonces desconocido. Era el tierno abrazo del Salvador. Entonces sentí una voz que le hablaba a mi corazón y me decía: estoy aquí… estoy aquí…

    Una pastora se acercó a mi y me preguntó si quería hacer la oración de fe pero nerviosa, le dije que no (más bien porque no sabía lo que era). Me preguntó una segunda vez y esta vez me explicó que aquello consistía en aceptar a Jesús como mi único salvador, y algo insegura acepté.

    Mientras hacía la oración solo sentía la necesidad de llorar. Cuando terminé, la pastora me abrazó y comenzó a llorar, y mientras ella lloraba yo dejaba de llorar. Era como si me hubiera vuelto ligera, ya no sentía ese dolor en el alma ni esa carga que tanto me pesaba… pero no me había dado cuenta de que cargaba con ese peso en el alma hasta que dejé de sentir la carga. Volví ligera y extrañamente aliviada a la silla y con mis ojos cerrados escuchaba la voz de Dios que me decía: levanta tus manos, alábame tú también.Levanté ligeramente mis brazos, pero tenía vergüenza de estirarlos. En ese momento sentí una suave presión sobre mis muñecas y mis brazos se levantaban solos… y yo sentía paz. Antes de terminar el culto sentí la necesidad de pasar al altar pero una vez más, me daba vergüenza. Y entonces escuché en mi interior la voz del Señor que me decía: Ven y adórame. El mensaje de aquel día era -Dios está buscando un adorador-. Yo me resistí pero Dios me dijo de nuevo: Ven y adórame… adórame. Aquella era una voz suave pero de gran autoridad. Aunque no sabía cómo tenía que adorar a Dios, pasé al altar y me quedé allí arrodillada sintiendo una paz muy grande y sensaciones, por aquel entonces, desconocidas para mí.

    Comenzamos a asistir a la iglesia, al principio los domingos pero luego cada vez más a menudo. Pasado un año mi pareja y yo nos bautizamos y dos meses después del bautismo nos casamos (algo que para mí, rozaba lo imposible). Pero como para Dios no hay nada imposible, el Señor comenzó a ordenar todos los aspectos de mi vida y todas las áreas de mi corazón que necesitaban ser transformadas. Desde entonces he ido entendiendo que el amor de Dios es tan grande que a veces no lo entendemos, pero otras veces lo sentimos latir en nuestro interior, tan real como la sangre que corre por nuestras venas.

    Hoy en día mis padres quieren más a mi hija, y también han aceptado a mi pareja, que ahora es mi marido. De manera que Dios hizo lo imposible posible, y he podido ver que el amor de Dios ha sido, es y siempre será inmenso. A lo largo de toda nuestra vida Dios está a la puerta, llamando a nuestros corazones, esperando que las puertas sean abiertas para poder entrar. Si todavía no conoces a Dios, tú también puedes recibirlo en tu corazón, solo tienes que dejarlo entrar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.
Copyright © 2024 Poder y Transformación.
Cookies - Aviso Legal - Política de privacidad - Mapa del sitio